/Barro

que el temblor no pase nunca

sismo, encuentro latinoamericano

Fotografía: gentileza Sismo

“Desde el epicentro del temblor, Sismo mueve todo un continente”, advierte la fan page de éste, el primer Encuentro latinoamericano de derechos culturales que arranca hoy y culminará el sábado, cuando decenas de charlas, debates, espacios catárquicos, secretos compartidos, asesorías colectivas e intervenciones artísticas hayan sacudido las salas del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini y la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo y haya dejado todo patas arriba. “Se expande alrededor y lleva consigo el combustible con mayor capacidad de transformación de la realidad: la cultura. Cuando Sismo llega, la energía se libera. De forma inevitable, retumba como un eco imposible de controlar”, continúan los augurios de los organizadores.

 

Los que cranearon Sismo, y a partir de hoy coordinarán su puesta en marcha —colectivos artsticos y comuniacionales que integran Cultura Unida—, entienden que el escenario actual “de avance conservador tan potente sobre derechos conquistados” no es solo una pesadilla argentina. “Entendemos que el golpe de Estado en Brasil no es un caso aislado al avance de la derecha en Venezuela, o a lo que está pasando en Ecuador ni a lo que pasa en Bolivia. En nuestra región estamos cruzados por las mismas problemáticas que, si bien en cada país toma el cariz de cada idiosincrasia particular, sin lugar a dudas son de fondo la misma cosa”, explicó a NAN María José Giovo, encargada del área comunicacional del Encuentro latinoamericano de derechos culturales que entre hoy y el sábado ofrecerá debates, charlas, workshops e intervenciones artísticas desde las que abordarán “qué pasó que llegamos hasta acá y cómo podemos ponernos manos a la obra para generar respuestas”, resumió Giovo. Desde el manifiesto del encuentro, Sismo aclara su identidad: “La unión de Latinoamérica gritando al mismo tiempo. La salida es colectiva”.

 

Fotografía: gentileza Sismo
Fotografía: gentileza Sismo

—¿Qué tipo de salida propone Sismo y a qué clase de conflictos regionales?
—La clase de salida que proponemos son dos días de encuentro, de intercambio, de articulación para poder conectarnos entendiendo que hay otras experiencias que se están llevando a cabo en territorios hermanos de las que podemos aprender y a las que podemos acercarnos. Compartir ideas, poder debatirlas, conocer proyectos que nos sirven para poder encontrar respuestas a problemáticas de los propios, incluso al armado del día a día. Sismo entiende que hoy, ante el escenario político actual, es importante poder tener un espacio de reflexión, de búsqueda colectiva y de encuentro de respuestas concretas de cara a los próximos cuatro años que nos atraviesan, para poder pensar qué pasó que llegamos acá y poder poner manos a la obra para generar respuestas.

 

—¿Por qué es necesario pensar una salida colectiva desde la reflexión sobre los derechos culturales?
—Pensamos a los derechos culturales como eje transversal de este encuentro porque entendemos que son la bandera en la que podemos envolver todas la problemáticas más urgentes de los últimos tiempos y las luchas en las que —quienes coordinamos Sismo— estuvimos abocados con mucha fuerza: la comunicación independiente, la cultura independiente, el territorio, la identidad, la batalla contra la violencia machista, la defensa del trabajo. Sismo pondrá en debate cada una de esas aristas y muchas otras más en estos dos días en los que además, como encuentro cultural, se enmarcará en el gritazo travesti de hoy, en las asambleas feministas que sucederán mañana para conmemorar del Día internacional contra la violencia machista y en la marcha del orgullo del sábado. Son las líneas que hoy están en disputa. Estamos seguros que desde la calle y desde los espacios que integramos debemos defender los derechos y las democracias de nuestros territorios. ¿Cómo? De muchas maneras. Quisimos reflejar en la programación de Sismo todas las que se nos ocurrieron: intentamos por eso ser plurales, abiertos y reflexivos.

 

Fotografía: gentileza Sismo
Fotografía: gentileza Sismo

Hoy sucederán diversos debates sobre medios de comunicación autogestivos, los cambios en la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y los desafíos de las nuevas tecnologías. También habrá talleres sobre estrategias de sustentabilidad colaborativas, políticas públicas para el desarrollo cultural, colectivos de asesoramiento jurídico y una reflexión sorbe el rol de la justicia en las luchas sociales y culturales. Mañana habrá discusiones sobre identidades, voto electrónico y accesibilidad cultural. El movimiento NiUnaMenos tendrá a cargo varias mesas porque la discusión sobre la violencia machista y la defensa de los derechos de las mujeres es uno de los pilares del encuentro. El sábado será el momento de las experiencias regionales y las discusiones sobre la cultura y los territorios.

 

—En su manifiesto, plantean que la cultura latinoamericana “no es solo un show” y que la sociedad que la crea “no es solo un espectáculo”, advierten que es “necesario reformular el consumo cultural. ¿por qué?
—Porque vemos que la cultura está pensada como un objeto de mercantilización relacionado con lo banal y lo espectacular y frente a eso nos resistimos. Levantamos la voz para decir que la cultura es un derecho. Armamos Sismo como una manera de salir a defender el derecho a la cultura y de denunciar todo lo que atenta contra su ejercicio.

 

Forografía: gentileza Sismo
Forografía: gentileza Sismo

—Muchos participantes de los talleres y las charlas de los próximos dos días son legisladores, funcionarios y exfuncionarios relacionados con la hechura de las políticas públicas de Argentina y de la región. ¿Por qué?
—Porque consideramos que necesitábamos plantear un espacio que surja de canal de comunicación. Sismo propone convertirse en canal de llegada nuestra disconformidad, la de los trabajadores de la cultura independiente, de los artistas, de los hacedores de espacios culturales, y exigencias a los responsables para que todos los derechos culturales en peligro sean respetados. Poder tener en la mesa desde (Enrique) Avogadro, (secretario de Cultura y Diversidad de la Nación y ex integrante del gabinete porteño) hasta Ivana Bentes (ex secretaria del Ministerio de Cultura de Brasil y destituida tras la llegada de Temer) refleja una pluralidad que necesitamos para la recepción de aquello que entendemos que se está haciendo mal y qué necesitamos para mejorar. Es la manera que encontramos para poder decirles a todos ellos que resistimos, que trabajamos juntos y que queremos soluciones.

 

Programa de actividades acá

barro@lanan.com.ar
 

Nº de Edición: 1687

/A-
GEN
-DA