/Fuira

“el gobierno quiere empujar hacia las sociedades anónimas”

nicolás russo

Fotografía: Gentileza Prensa Club Lanús

Un sol tibio ayuda a subirle un par de grados a la mañana, mientras pulsea con el viento invernal que se resiste al adiós y cobra fuerza en la sombra. En la confitería casi inhabitada del Club Lanús, un televisor muestra al cocinero del programa matutino de Canal 9 amasando agnolotis verdes. En otra punta del salón, la pantalla entrega la imagen de TyC Sports. El presidente, Nicolás Russo, baja de su coche y se pierde entre la decena de chicos y chicas que caminan por el estacionamiento. Ya en su oficina del segundo piso del estadio responde algunos mensajes que llegaron a los cuatro teléfonos celulares que el encargado de prensa le acerca. Acomoda las entrevistas de su día como quien encaja las piezas del tetris y se sienta a la cabecera de una larga mesa para la charla con NAN.

 

—¿Cómo evalúa los primeros dos meses de gestión de la Comisión Normalizadora de la AFA?
—Lo ideal es que haya una conducción elegida por los clubes. Acá se dio una intervención y creo que la muerte de (Julio) Grondona tiene mucho que ver en todo esto. Se perdió un dirigente de peso. Y en Argentina ser presidente de la AFA tiene mayor trascendencia que ser gobernador en muchas provincias, entonces los gobiernos van a meter la cuchara en el fútbol. No sólo éste. Lo ha hecho el Frente Para la Victoria y lo hará el que suceda al actual.

 

—¿Pero la AFA no está intervenida por la FIFA?
La Comisión Normalizadora de FIFA es una pantalla. Esta intervención se produjo porque el Gobierno quiere tener injerencia en AFA y las elecciones las iba a ganar alguien que no está enrolado en su espacio.

 

—¿Y le parece razonable que ocurra algo así?
—No, pero es lo que hay. En algún momento se mencionó mi nombre para integrar un espacio de conducción en AFA, cuando todavía estaban en pie las elecciones. Pero me llegaron algunos mensajes haciéndome saber que no podía postularme.

 

—¿Mensajes de quién?
—No importa, llegaron.

 

—¿Y por qué no podía postularse?
—Porque estoy enrolado en el espacio que conduce Sergio Massa (NdeR: Nicolás Russo fue candidato a Intendente de Lanús por el Frente Renovador). Y bueno, lo entendí. No hice ningún problema.

 

—¿Entonces la Comisión no la armó FIFA sino el Gobierno?
—Y… Armando Pérez era el candidato que quería el Gobierno antes de intervenir la AFA. Y Javier Medín -el segundo en la línea de mando- llegó a Boca cuando Macri era presidente del club. Es hombre puro de Macri.

 

—¿Y la FIFA se presta a esta maniobra?
—La FIFA echó a Primo Corvaro —el enviado a Buenos Aires para elegir los integrantes de la Comisión— apenas volvió a Suiza. Muy bien su trabajo no lo habrá hecho. Y ahora ya está, la AFA está intervenida.

 

—¿Hay otros dirigentes que opinan como usted sobre la Comisión?
—A la fecha, más del 90 por ciento de los dirigentes están en desacuerdo con la Comisión Normalizadora.

 

—¿Y cómo se llegó a esta situación?
—Los clubes no tuvimos poder de decisión. Acá hubo una asfixia económica para que esto explotara. Intervino el Gobierno, no tengas dudas.

 

—¿Piensa que hay una intención de introducir las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) en el fútbol argentino?
—Estoy convencido de que el Gobierno, con todo este apriete que hay hacia los clubes, lo que pretende es asfixiarlos para empujarlos al desembarco de las Sociedades Anónimas Deportivas. En Lanús estamos en total desacuerdo con cualquier tipo de gerenciamiento. Pero el presidente actual de los argentinos, ya cuando era presidente de Boca, lo impulsó.

 

—En 1999 Macri promovió una votación en Comité Ejecutivo para que se permitieran las SAD en Argentina.
—Y perdió 38 a 1.

macriboca_nan2016_phtelam
Fotografía: Télam

Una chica con ropa deportiva de Lanús y una rosa en la mano estira su cuello y agudiza la vista intentando adivinar quién sale del vestuario. La puerta se abre y se cierra de manera constante. Y a través de ella surgen futbolistas cuidadosamente peinados, producidos, encajados con asombrosa justeza en jeans arremangados, como quien se dispone a baldear el patio. Algunos periodistas intentar hacer su trabajo entre un grupo de cazadores de selfies. El móvil en vivo de TyC Sports en una mañana de práctica a puertas cerradas da cuenta de horas especiales en la vida del club. Boca pataleó durante días en la AFA y también a través de los medios y periodistas amplificadores de sus reclamos hasta lograr que el equipo de Jorge Almirón no tuviera ni un minuto más de descanso que el de Guillermo Barros Schelotto de cara al duelo por Copa Argentina. Justo una semana atrás, Lanús había tenido que jugar por el torneo local menos de 72 horas después de un partido por Copa Sudamericana. Las quejas que en su momento llegaron desde el Sur a las oficinas de la calle Viamonte no fueron suficientes para alterar los planes de quienes diagraman el calendario. Pero no todas las voces tienen la misma resonancia. Y a esta altura de su vida dirigencial, Russo lo sabe muy bien. “Boca es un club que por peso propio es muy importante. Y hoy, al ser Macri el Presidente del país, tiene mucho más poder. Siempre lo tuvo y ahora, muchísimo más. Pero creo que algunas veces ejerce ese poder de mala manera”.

 

—¿La amenaza de algunos clubes poderosos de escindirse de la AFA y crear la Superliga fue parte de la estrategia del Gobierno para la intervención?
—Lo de la Superliga es una idea para generar mayores recursos, para profesionalizar el fútbol. Tal cual está planteada, nosotros compartimos la idea. Esperemos que en la práctica sea así.

 

—¿Pero por qué no se hacen bajo la órbita de AFA esas reformas que consideran necesarias para mejorar los recursos?
—Porque el mismo barullo que tiene la AFA te termina absorbiendo. No hay manera de gestionar con las deudas y juicios que tiene la AFA sin quedar atrapado por todos esos problemas. Yo proponía concursarla, que un juez verifique la deuda real, se determine un plan de pago razonable y ya. Y mientras tanto, la Superliga funciona con su estructura. Si no terminás administrando una deuda.

 

fuira@lanan.com.ar
 

Nº de Edición: 1648