/Fuira

las mujeres piden cancha

fútbol femenino

Fotografía: Comité Olímpico Colombiano

María Eugenia Rocco se disculpa vía WhatsApp. Dice que no puede hacer declaraciones sobre lo que pasó en aquel partido, que solo puede dar detalles ante el Tribunal de Disciplina y que ya está, que ya pasó…

 

El 18 de octubre, un día antes de la multitudinaria marcha “Ni Una Menos”, Rocco fue la asistente número dos del partido que jugaron Argentino de Quilmes y Deportivo Merlo por la Primera C del fútbol argentino.

 

El caso salió a la luz: el árbitro Jorge Broggi convalidó dos goles polémicos sobre el final del partido que le dieron el triunfo al equipo local y, al finalizar el encuentro, se armó el tumulto habitual. Todos los jugadores de Merlo rodearon a los árbitros para recriminarles. Y en medio de esa discusión Rocco fue agredida. Según denunció, recibió “un golpe en la nuca de parte del número 7 de Deportivo Merlo”, Emmanuel Francés. El jugador lo negó, pero en varios videos difundidos a través de las redes sociales se ve el momento en el que se acerca al lugar del conflicto y tira un pelotazo.

 

“Cuando terminó el partido los jugadores se vinieron al humo. Ahí veo a Francés que da la vuelta, le pega un golpe a Eugenia y se va corriendo. Fue algo tremendo. Nunca vi algo así”, le dijo el juez Broggi a Olé. El diario decidió llevar el tema a la tapa — aprovechando la coincidencia con la marcha contra la violencia machista — pero ni siquiera ese día dejó de exhibir a una mujer semidesnuda en su página 3.

 

rocco

 

Rocco realizó la denuncia en la Comisaría Primera de Quilmes y entregó su informe al Tribunal de Disciplina. El defensor de Merlo enseguida negó las acusaciones y la trató de “mitómana”. Hasta el momento, el jugador fue sancionado de forma provisoria y la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (Aprevide) le prohibió concurrir “a espectáculos deportivos de la Provincia de Buenos Aires, hasta tanto la UFI y J N° 11 del Departamento Judicial de Quilmes se expida de forma definitiva”. Según consta en la denuncia de Rocco, Francés la agredió “con un golpe de puño cerrado en la nuca” y la causa está caratulada como “lesiones”. Rocco no quiso iniciar acciones penales, por lo que la Justicia solicitó una ampliación del informe del partido para que se inicie la contravención por infracción a la Ley Provincial del Deporte 11.929. Ahora a Rocco no la dejan hablar. Y se disculpa vía WhatsApp.

 

***

 

Mientras las canchitas de barrio se nutren cada vez más de mujeres, el fútbol profesional les sigue marcando distancia. “Argentina está sin desarrollo, sin competencias reales. Hay mucho para hacer y para trabajar, pero desde la AFA la respuesta que llegó siempre fue un ‘no’. Hoy las chicas que juegan en los torneos oficiales lo hacen porque tienen pasión y se terminan haciendo cargo de los gastos. Un ejemplo: las jugadoras de Estudiantes se pagan el micro cuando van de visitante o la ambulancia que tiene que estar en la cancha cuando juegan como local”, cuenta a NAN Carolina García, la organizadora del Primer Congreso Latinoamericano de Liderazgo de la Mujer en el Deporte y Desarrollo Fútbol Femenino, que se realizó el 4 de noviembre en Buenos Aires.

 

Allí coincidieron decenas de jugadoras, directivos de clubes nacionales e internacionales, periodistas especializados y dirigentes que apuntan el desarrollo del fútbol femenino. Según informaron, es el deporte que más creció en la última década a nivel mundial y en la Argentina alrededor de un millón de mujeres y niñas lo juegan en ligas locales, torneos privados o campeonatos de la AFA.

 

Sin apoyo institucional ni estatal, el desafío consiste entonces en empezar a construir desde las bases y en paralelo, ya que la inserción en un ambiente dominado por los hombres parece utópica.

 

Por caso, según un relevamiento realizado en 2015, de los árbitros que ejercen en la Argentina, 3.700 son varones y solo 53, mujeres.

 

“Propusimos a la AFA y a Fútbol para Todos que en lugar de jugar la Reserva se jugaran partidos de femenino antes de los de Primera. Que la gente vea jugar a las mujeres. Pero no. No quisieron. No hay respaldo. Ni en Argentina ni en toda Sudamérica. No tenemos incorporadas a las mujeres con el fútbol. Por eso en lugar de decir hay que empezar a hacer”, remarca García.

 

Y amplía: “La diferencia a favor que tenemos con el masculino es que el femenino es un deporte que no está viciado, ni en la cancha ni en el negocio, es fair play auténtico. Es el juego bonito. Ahora tenemos que entrar al negocio, pero el negocio bien entendido, el que no afecte a estos principios”.

 

Pamela Visciarelli juega al futsal en San Lorenzo, ya lo hizo en River y es una de las futbolistas más reconocidas en ese ámbito. Para ella, “ya no hay discriminación al ver a una mujer jugar al fútbol, eso ya se normalizó”, pero los grandes problemas aparecen en otros aspectos, “como por ejemplo las diferencias con el salario, los contratos, los sponsors. Una jugadora profesional de un club grande cobra aproximadamente mil pesos y además juega en la Selección. Va a mundiales, se pone la misma camiseta que los hombres… La mujer no puede dedicarse al fútbol, debe estudiar, trabajar y también entrenarse para lograr todo eso”.

niunamenosole_nan2016

 

En España, Inglaterra, Estados Unidos, Alemania y Francia, las ligas de fútbol femenino crecen a paso firme.

 

“El fútbol parece ser como el último bastión de los hombres. El desafío de los hombres es pensar que no tienen que resignar una parte de ese espacio sino compartirlo, hacerlo extensivo”, resumió en el Congreso realizado en Buenos Aires la directora de competencias femeninas de la FIFA y ex futbolista, la suiza Haenni Tatjana.

 

Y mirando hacia acá, cerró: “No sé por qué Argentina no tiene una Liga nacional de fútbol femenino. No sé por qué Argentina lleva tanto tiempo sin jugar un partido internacional con su seleccionado femenino. Sé que aquí hay jugadoras, acá hay mujeres y quieren jugar. Creo que deberían tener la oportunidad”.

 

***

 

Mónica Santino todas las tardes entrena a un grupo de chicas de la villa 31. Es ex jugadora, periodista deportiva y directora técnica desde hace más de diez años. Y una de las pioneras en esta misión de instalar y potenciar el fútbol femenino. “En nuestro país el fútbol sin lugar a dudas forma parte de nuestra cultura y las mujeres siempre ocupamos un rol de segunda. Se consideró durante mucho tiempo que no reunimos condiciones biológicas para el juego, no tenemos fuerza ni habilidad ni potencia y también que no entendemos el juego por lo tanto siempre se negó la opinión futbolera y se negó la palabra”, repasa ante NAN.

 

Y sigue: “Pero con el correr del tiempo esta pretensión machista muy arraigada en las costumbres está tendiendo a ser aplastada por la realidad. Cada vez más mujeres practican fútbol y en todo el arco social, desde villas hasta countries, hay periodistas deportivas en radios y en televisión, sin embargo estos avances aún no se reflejan en el acceso al deporte”.

futbolfemenino_nan2016

En este panorama, los pasos hacia adelante hay que darlos de a poco. Según Santino, el salto al fútbol profesional depende de dos cosas básicas: “primero que las chicas accedan al entrenamiento que corresponde” para el alto rendimiento y además “hay que ganar la batalla cultural con respecto al fútbol de mujeres”.

 

“En este momento histórico disfrutamos del juego más que nadie y entendemos que una mujer que practica fútbol se empodera, pierde prejuicios con respecto a su cuerpo, se hace libre a través del ejercicio del derecho al juego y usa una herramienta poderosa para erradicar la violencia de género”, advierte.

 

Mientras tanto, la lucha continúa en las grandes esferas. Vale un ejemplo: en junio de 2013 Lydia Nsekera pasó a la historia al convertirse en la primera mujer en ser elegida como integrante del Comité Ejecutivo de la FIFA, tras 109 años. Nsekera era hasta ese momento la presidenta de la Asociación de Fútbol de Burundi.

 

En Argentina, la Primera División de fútbol femenino se juega desde 1991 y bajo la órbita de la AFA. La disputan apenas 10 equipos y, desde 2015, se creó una segunda categoría, la B, para el resto de los clubes que quieran participar. Las entradas a los partidos, salvo algunas excepciones, son gratuitas. Desde su inicio, Boca se llevó 23 campeonatos de Primera, River ganó 10, UAI Urquiza, 3 y San Lorenzo, 2.

 

Las mejores jugadoras integran la Selección de fútbol femenino, que se entrena a metros de la masculina, en el predio de Ezeiza. Un pequeño detalle: la selección femenina en la actualidad no tiene director técnico. Ni directora técnica.

 

fuira@lanan.com.ar
 

Nº de Edición: 1677

/A-
GEN
-DA