/Archivo

“Elige tu propia aventura” versión rocker

CIUDADA_ENTRADA
Unas 30 mil personas transitaron la cuarta edición de este evento independiente de La Plata que, desde 2011, rinde tributo a la cultura rock. Entre shows de Mimí Maura, Peligrosos Gorriones y Los Reyes del Falsete, dos cuadras del Barrio Meridiano V fueron el escenario perfecto para 48 horas de celebración. Fotografía: Santiago Goicoechea

Por Caro Sánchez Iturbe

Cassettes serigrafiados al mejor estilo arte pop, banners rezando “la música vive en tu cabeza” y una feria que se entremezcla con algún que otro puesto de comida humeante hacen de puerta de entrada a la cuarta edición de Ciudad Alterna, que de movida propone un paisaje full color para, otra vez, rendirle honores a la cultura rock. Abandonada la barrera de contención que suponía el Centro Cultural Islas Malvinas, sede de las primeras tres ediciones, y apostando a un recorrido por diferentes bares y espacios culturales dispuestos a lo largo de dos cuadras del Barrio Meridiano V de la ciudad de La Plata, al llegar a la intersección de las calles 17 y 71 es imposible no sentir que este año todo es nuevo.

El tamaño del escenario central, que es enorme si se lo mide en relación a la dimensión promedio de los utilizados en eventos de producción independiente, la existencia de señalética, la presencia de baños químicos y el andar apurado de pibes armados con walkie-talkies, sugieren novedad. En un abrir y cerrar de ojos, el equipo de trabajo comandado por José María Calderón y Juan Pablo Morales, cerebros detrás de la idea y la organización de Ciudad Alterna, parece haber ganado profesionalismo, haber egresado de la universidad para recibir su título. Y en este caso, la novedad se celebra a la par que ilusiona con la imagen del nacimiento de una nueva manera de hacer que, como si se tratase de un virus, acaso se propague a los numerosos grupos que desde hace años encaran la gestión cultural en la capital bonaerense. ¿La Plata empezará a mirar un poco menos hacia el otro lado de la autopista Ricardo Balbín?

CIUDADA_ENTRADA1
Fotografía: Santiago Goicoechea

Quizás por la propuesta de pivotar alrededor de distintos puntos de atención o tal vez por la libertad que sugiere que no todo ocurra en un único escenario, sin dar más opción que la de ver todo, el line up diagramado para el sábado 22 y el domingo 23 de noviembre es abundante pero no abultado. De la mano de la heterogeneidad que plantean 48 horas entre artistas de culto como Flopa, bandas locales en franco ascenso como Güacho y músicos que acarician la escena nacional mainstream como Mimí Maura, durante los días de Ciudad Alterna y sin querer surge una suerte de Elige tu propia aventura versión rocker en plena calle. A la par, como todos los años y más allá de la diversidad de actividades programadas, buena parte del protagonismo de Ciudad Alterna se lo lleva el encuentro meramente social. Ciudad Alterna es casi una cita obligada entre quienes pasan los restantes fines de semana del año viendo recitales de bandas de manufactura platense y transitando el circuito nocturno que componen Pura Vida, C’ est la vie, Casa 8, El Moura y Ciudad Vieja, entre otros espacios en los que la cultura puede hacer de las suyas. Ciudad Alterna es definitivamente un lugar para encontrarse y celebrar, como esas reuniones de fin de año que muchas oficinas organizan promediando noviembre. Y los organizadores del evento lo saben. Así, el volumen cuatro llega también con un coolhunting que, desarrollado por la fotografía de Aldi F. Amoreo y la producción de Pilar de la Mode, retrata la moda y algunos de los looks algo excéntricos que desfilan por Meridiano V, constituyéndose como una de las rarezas de la versión 2014 del evento.

Y al hablar de particularidades, resulta ineludible el hecho de que en esta edición la asociación civil sin fines de lucro que dieron a luz Calderón y Morales —en 2011, con el objetivo de producir un evento independiente que goce de un alto estándar de calidad en términos de realización y de ocuparse de retribuirles económicamente su participación a todos los artistas— anota su primer gran récord. En promedio, 30 mil personas recorren esa Ciudad Alterna modelo 2014, sentando su pico máximo el domingo 23, cuando 20 mil personas, todas juntas, bailotean al ritmo de “Yo no lloro más”, de Mimí Maura. La tarea de la asociación, que para hacer justicia completan amigos, productores, fotógrafos, periodistas, VJ’s y demás, parece más que cumplida. El número es monstruoso, como ese nuevo escenario central, para la producción independiente. La foto de las miles de “cabezas de cassette” —como José María y Juan Pablo gustan llamar al público de Ciudad Alterna— amontonadas en la esquina de 17 y 71 se convierte en la nueva gran postal del rock en la ciudad.