/Pulpa

cuentos de amor y muerte

Mariano Cattaneo

Fotograma del capítulo 1 El cuervo

Mariano Cattaneo es un director argentino nacido en la ciudad de Avellaneda, especializado en cine de género y autor de tres largometrajes: su opera prima Fanáticos (2001), Incidente (2011) −perteneciente al subgénero found footage− y el film de horror sobrenatural Corazón muerto (2015), cuyo tema principal fue compuesto por la ex Nightwish Tarja Turunen. Cattaneo, también reconocido por ser un prolífico realizador de cortometrajes entre los cuales puede destacarse La niña más rara del mundo (2015) −narrado por el actor Ricardo Darín−, gusta de explorar otras facetas de la narración, tal vez más cercanas a la tradición oral que a lo estrictamente audiovisual.

 

“Me interesa la tradición del cuento, del contador o narrador”, asegura este director de cine enamorado de la obra del escritor romántico Edgar Allan Poe.  Para su nuevo proyecto llamado Del amor a la muerte −una serie web en formato de animación con distintos narradores− seleccionó ocho cuentos clásicos de su ídolo y los convirtió en relatos animados. “Para mi Poe tiene algo que no tienen otros escritores maravillosos, es esa unión con lo sentimental, esa idea de que el amor y la muerte son una sola cosa o que muchas veces una lleva a la otra.”

 

El primer contacto de Cattaneo con el lenguaje audiovisual llegó a través de su padre, quien al notar el entusiasmo que el joven Mariano mostraba para con el dibujo decidió obsequiarle un Cine Graf. Este juguete era similar a un proyector cinematográfico pero en lugar imágenes en movimiento proyectaba viñetas de historieta. “Era como un cine en tu casa, las viñetas se pasaban de una en una mediante una manivela”, recuerda Mariano. Luego comenzó a dibujar y calcar en papel historias de su autoría para proyectarlas en su propio ciclo de Cine Graf: “Los jueves por la noche invitaba a mis amigos y les contaba lo que iba sucediendo. Esa fusión entre las imágenes proyectadas y mi voz narrando se quedó muy unida a mi gusto por contar historias. Esta serie tiene mucho de eso, yo digo que no son dibujos animados sino cuentos animados.”

 

Una versión ilustrada de Corazón delator lo hizo conocer el maravilloso y oscuro universo literario de Edgar Allan Poe, cierta tarde de vacaciones de invierno cuando contaba solo nueve años. “Me acuerdo muy bien que me fascinó la historia, lo que sucedía y cómo sucedía. Mi viejo, amante de los libros policiales y las películas de misterio, me explicó quién era este escritor y de ahí en más mi amor por él fue creciendo. Recuerdo leer muchos cuentos que no comprendía en absoluto, pero la unión con mi papá, quien me explicaba lo que pasaba, hacía de la experiencia algo maravilloso.”

 

Esas tempranas experiencias lo llevaron a ser un director de cine fantástico y más adelante, sin dejar de lado el terror, se aventuró a la forma discursiva más antigua de la historia de la humanidad: el relato oral. Primero lo hizo contando cuentos en su canal de Youtube Estados Aterrados, y en la actualidad con la serie Del amor a la muerte, ocho capítulos cortos −de entre cuatro y seis minutos de duración− fáciles y rápidos de ver desde cualquier smartphone, tablet o computadora, todos realizados en blanco y en negro en un claro homenaje al cine de terror clásico y al expresionismo alemán. Cada capítulo tiene como detalle significativo, pinceladas de un solo color que representará el conflicto de cada episodio.

 

Mariano Cattaneo parece querer recuperar un arte quizá algo olvidado en la actualidad gracias a las nuevas tecnologías y los modernos medios de comunicación, a través de cuentos aggiornados con animaciones, música y el relato de diferentes artistas entre quienes se cuentan los argentinos Chucho Fernández, Germán Baudino y la cantante Patricia Sosa, Joan Mora, Vani Martin y Diego Beaumont de España, el uruguayo Guillermo Lockhart y desde Perú Ángeles Simonek.

 

La selección de cuentos no es para nada azarosa. Cattaneo decidió acompañar relatos populares como “Corazón delator” o “El cuervo” con otras no tan conocidas pero igual de geniales: los cuentos “Berenice” y “Ligeia” y los poemas “Annabel Lee” y “Eleonora”.

 

—¿Qué podés contarnos del proceso de realización de la animación que acompaña los cuentos?

—El proceso es en etapas. Primero leer el relato seleccionado y transformarlo en un cortometraje narrado que dure entre cuatro y seis minutos. Luego ver qué dispara la esencia del cuento o poema y hasta donde me lleva. Más adelante se lo paso a Sergio Salgueiro que me ayuda con la corrección literaria, queremos que tenga un tono universal sin modismos de lugar. Grabo el off, en el caso de los argentinos de manera presencial, en el caso de los extranjeros vía web. Después empiezo a dibujar y armo las animaciones, y una vez finalizado le pasamos el corto a Pablo Fuu para que genere la música. Es un proceso que podemos centrarlo entre dos meses y dos meses y medio.

 

—En la tradición oral clásica es normal que con el paso del tiempo el relato se vaya deformando. Estos cuentos de Poe que elegiste también sufrieron algunos cambios ¿Qué te llevó a apropiarte de los relatos y modificarlos? ¿Había una idea de aggiornarlos y hacerlos aún más terroríficos?

—De ninguna manera diría que me apropié. Como seguidor y admirador de Poe respeto mucho su obra. En un momento se me cruzó la idea de que los fans de hierro me iban a odiar, pero luego recordé que yo soy un fan de hierro y la verdad es que contar la historia que todos conocemos no me interesaba. Los relatos de Poe están ahí y son maravillosos, quien quiera fidelidad que recurra a los libros, yo se los recomiendo. Pero sí me propuse descubrir que disparaban en mí esos relatos, en algunos casos era preguntarme: ¿que pasaría si…?. Hay relatos de Poe que invitan a proyectar ¿qué fue de la vida del enamorado en Annabel Lee? ¿Qué significa realmente la presencia de ese cuervo en el poema que lleva el mismo nombre? ¿Qué vio Valdemar cuando estaba hipnotizado que tanto lo aterró? Todas esas preguntas estaban ahí, girando en mi cabeza y me parecía un puntapié original para contar algo distinto.
Volviendo al tema de “apropiarse”, en mi canal invito a leer los relatos originales y otros. También invité a varios booktubers para recomendar obras tanto literarias como cinematográficas. Yo estoy seguro que muchos fans de Poe se preguntaron y sacaron las mismas conclusiones que yo.

 

—Llama la atención que la banda sonora prescinda de ruidos y otro tipo de sonidos como pasos o puertas cerrándose, algo que uno espera en una animación si se quiere más tradicional ¿Se trata de alejarlo un poco del cine y acercarlo más a un cuento con imágenes en movimiento?

—Me gusta la idea de cuento animado y no tanto la animación. Lo principal es la voz, la música acompaña y las imágenes son apoyo. Poner sonidos en planos le quitaría esta idea de “cuentista”.

 

—Al final del primer capítulo suena un tema compuesto por Pabo Fuu y dos miembros de la banda Mancha de Rolando, Manuel Quieto y Franchie Barreiro. Es una idea recurrente en tus obras que la película o serie cuente con una canción principal que enriquece el universo narrativo.

—Como amante de la música, me gusta que exista un tema que englobe la serie. Si te ponés a pensar todas las series tienen música que es parte de la historia, a veces en la secuencia de créditos, otras en los títulos. Ya lo había experimentado en otras producciones, como en el tema principal de Corazón Muerto, dónde junto a Tarja Turunen pude crear una extensión de la película, contar algo más, aprovechar ese momento para extender el universo de la historia. En este caso es algo similar, creamos una canción que tiene la melancolía de la serie y explora en pocos segundos la esencia de la misma. Es un tema que cierra cada capítulo.

 

*Del amor a la muerte se estrena todos los jueves en el canal de Youtube Estados aterrados. En total serán ocho capítulos que adaptaran los cuentos “El cuervo”, “Corazón delator”, “El entierro prematuro”, “El extraño caso del señor Valdemar”, “Berenice”, “Ligeia”, “Annabel Lee” y “Eleonora”.

 

               

 

pulpa@lanan.com

N° de Edición: 1789

/A-
GEN
-DA