/Archivo

El Che de todos.-

La primera escultura en homenaje a Ernesto “Che” Guevara realizada en el país inició el pasado miércoles su camino hacia la ciudad santafecina de Rosario, donde permanecerá para siempre. Pero además de ser la primera y única escultura que refleja la imagen del Che, la obra cuenta con otra particularidad: fue realizada con 75 mil llaves de bronce donadas por casi 15 mil personas. El ideólogo y autor de la pieza habló con Agencia NAN acerca del proyecto.

Por Ailín Bullentini

Buenos Aires, mayo 30 (Agencia NAN).- En ningún momento, desde que la idea invadió sus neuronas, Andrés Zerneri imaginó que lo que comenzaba a tomar forma en su cabeza iba a convertirse en el tremendo proyecto que es hoy. Sí pensó en realizar una escultura con la figura de Ernesto “Che” Guevara, la primera y única en el país. Sí pensó en hacerla de bronce. Pero todo lo demás se dio solo, “gracias al instinto solidario de la gente”. Es que, en poco menos de dos años, y con la colaboración de cerca de 15 mil personas, la escultura cobró forma, se convirtió en el centro de una movida en homenaje a uno de los responsables de la Revolución Cubana, y será paseada durante dos semanas por la ciudad santafecina de Rosario, antes de perpetuarse en una plaza que llevará su nombre, el próximo 14 de junio, cuando se celebre el 80 aniversario de su natalicio.

Zerneri ubicó el inicio de la historia del Monumento al Che en una consulta que realizó a sus amigos más cercanos. Ya tenía la escultura en arcilla terminada –un mastodonte de cuatro metros de alto–, pero le faltaba pensar cómo iba a darle un cierre. “Quise consultarlo porque, desde el principio, me planteé el trabajo como colectivo. Quería que todo aquel que estaba de acuerdo con levantar un monumento al Che participara del proyecto”, sostuvo el artista, en diálogo con Agencia NAN. Él y sus amigos acordaron en recaudar llaves para reunir las tres toneladas de bronce necesarias para revestir la obra. Pero lo que nació como una consulta informal y un acuerdo entre amigos, se convirtió en una cadena de cooperación que tomó peso propio. Al cabo de casi dos años, cerca de 15 mil personas se sumaron al proyecto y entregaron 75 mil llaves y otros objetos de bronce que, fundidos, cubren ahora la figura del Che.

“Me parecía necesario construir en Argentina un Monumento al Che que fuera legitimado por la mayor cantidad de gente posible. Por eso la forma en la que se llevó a cabo el proyecto es tan importante como el monumento mismo”, destacó Zerneri. Si bien se considera “seguidor de la obra política” del médico rosarino, no busca recordarlo “como un semidiós, sino como un hombre común, posible de imitar, y con una conducta, con valores e ideales merecedores de imitación”.

Desde siempre, el proyecto estuvo envuelto en la esfera del trabajo voluntario y solidario. Así, miles de personas contribuyeron donando el bronce y también el transporte que paseó a la escultura por varios barrios de la ciudad de Buenos Aires, desde el lugar donde fue revestida hasta la Dársena Sur del puerto.

Y eso no fue todo. Los obreros de una fábrica recuperada se encargaron, sin cobrar un peso, de la fundición del bronce y posterior revestimiento de la figura, mientras que también fue solidaria y sin cargo la colaboración de los músicos Paula Ferré, Vicente Feliz, Jorge Marziale, Horacio Fontova, el grupo Arbolito, el Coro Nacional de Jóvenes y el Cuerpo de Baile del Teatro San Martín, en el acto de despedida que se realizó el miércoles al mediodía en el puerto, antes de que el barco se llevara al Che de cuatro metros a Rosario. El traslado naval, así como el camión que lo movilizará por la ciudad santafecina, también fueron donados.

Este punto, el trabajo comunitario, el esfuerzo puesto por las personas que participaron sin esperar réditos de ningún tipo, fue lo más importante de la iniciativa, para el artista: “Es una prueba de que se puede construir algo como reflejo del deseo del pueblo, sin ser dictado por el poder como muchos otros monumentos y de la forma exacta en la que se pensó: sin la intervención del dinero ni de los aparatos políticos”, opinó.

El destino de la escultura también fue una decisión conjunta. Cada persona que donó bronce votó por aquel lugar del país en el que quisiera emplazar la figura. Rosario, ciudad natal de Guevara, fue la más elegida. Cuando el monumento pise suelo rosarino, lo que se espera que suceda el domingo 1 de junio, recorrerá a bordo del camión solidario distintos puntos de la zona durante dos semanas. Luego, el 14 de junio –día en que se conmemora el 80 aniversario del natalicio del comandante– ubicarán la escultura en una plaza que será inaugurada con su nombre en un acto del que participarán el autor de la pieza, el intendente de la ciudad, Miguel Lifschitz, y el gobernador santafecino, Hermes Binner.

Allí permanecerá para siempre la única escultura dedicada al Che. Zerneri contó que eligió la imagen más conocida del revolucionario –esa que aparece en millones de remeras, banderas y pósters alrededor del mundo– para “resignificarla y exponerla a través de una forma libre del estigma del mercado y del dinero”. El artista también tuvo una explicación para la postura que eligió para su obra: “Le continué el resto del cuerpo como si estuviese caminando porque es una forma de simbolizar al Che dando un paso hacia delante. Y lo hice sobre una superficie rocosa que representa las abnegaciones del camino. Es una imagen inspiradora y movilizadora a la vez”.

Por lo pronto, Zerneri aseguró que la respuesta del público “lo sorprendió inmensamente” y consideró que “sería grandioso que este proyecto sea inspirador de otras actividades de compromiso social: que así como 75 mil llaves hicieron realidad este sueño hoy, ojalá 75 mil ladrillos puedan construir un galpón para realizar talleres comunitarios en un barrio o 75 mil libros puedan hacer una biblioteca”.

Sitio: www.monumentoalche.com.ar
Sitio: www.andreszerneri.com.ar