/Archivo

Un toco de gol francés

SUE_ENTRADA
A 20 años de Suárez, Rosario Bléfari soñó el nombre que la llevó a armar un “dream team” musical, con Gustavo Monsalvo de Él Mató a Un Policía Motorizado, Marcos Díaz de Bosques y Tifa Rex de Los Reyes del Falsete. El horizontal cuartetazo indie prepara su disco debut. Fotografía: Natalia Berninzoni (Flickr)

Por Matías Córdoba

Sue Mon Mont podría ser el equivalente francés de lo que acá se llama gol. Por lo menos eso responde Gustavo Monsalvo (el Niño Elefante de Él Mató a un Policía Motorizado) a la pregunta de qué significa para él la banda que comparte con Rosario Bléfari, Marcos Díaz (Bosques) y Tifa Rex (Los Reyes del Falsete). Escucha la pregunta con atención y, luego de cinco segundos de silencio, con la mirada ligeramente emocionada, grita “gol” con los brazos al cielo. La televisión del bar comienza a repetir desde diversos ángulos esa jugada que pergeñaron casi maravillosamente los muchachos de Gimnasia & Esgrima La Plata. Es así, Sue Mon Mont es un golazo. La banda a pleno se ríe. “Fuera de joda, somos un golazo”, apunta Marcos, mientras Tifa, Rosario y Gustavo siguen riéndose de la casualidad.

La historia de Sue Mon Mont empezó en un sueño de Rosario Bléfari. En aquel sueño nebuloso se le apareció este grupo de palabras sin conexión aparente (pero que para ella representa todo un mundo) y decidió armar una página en Facebook. Estuvo algunos meses inactiva hasta que, “de un momento a otro”, ella sintió la necesidad imperiosa de formar una banda, de volver a trabajar en grupo, democráticamente, como lo había hecho con Suárez, allá por los ‘90. Entonces, los llamó a Gustavo, al que considera uno de los mejores guitarristas de la nueva música argentina (“Cuando iba a ver a El Mató, en realidad lo veía a él, lo demás se difuminaba y quedaba solamente el sonido que salía de su guitarra”), Tifa Rex (“Cuando se me ocurrió lo de formar una banda fue el primero en el que pensé”) y Marcos Díaz, que entró al grupo por recomendación de Gustavo, y encastraron perfecto en lo que Bléfari tenía en mente.

El trabajo interno del grupo es tan democrático que no hay líder. Eso lo demuestran las mismas canciones. Todos deciden y de todos hay un poco en cada composición. Rosario les envió alrededor de treinta canciones, de las que ya se conocen tres (“Lejos”, “Besos” y “Entrega”, subidas oportunamente a su SoundCloud antes del debut del grupo, en noviembre del año pasado en el Centro Cultural Matienzo), mientras que una decena se encuentra en pleno proceso de grabación para completar un primer disco que espera ser publicado a mediados de 2014.

—¿Cómo fue el trabajo en los primeros ensayos y a la hora de armar las canciones?
Rosario Bléfari: —Fue, podría decirlo, bastante silencioso. Silencioso porque no lo hablamos mucho. Les mandé a los chicos unas canciones que podíamos tocar juntos y a partir de eso nos encontrábamos con el guión aprendido, cada uno con una idea de cómo podía llegar a sonar, pero no con todo pensado de antes. En los ensayos decíamos “uno, dos, tres” y las canciones sonaban. Por ahí, en otras bandas, siempre hay alguien que viene y dice “bueno, tengo estos acordes”. Acá fue diferente, no es que les mostré algunos acordes o que vino Tifa y me dijo “tengo tres tipos de ritmos para tal canción”. No. Fuimos directo y tocamos las canciones sin demasiada especulación conceptual.
Gustavo Monsalvo: —Lo único que acordamos fue hacer una cierta cantidad de temas. Rosario nos mandó por correo unas canciones y decidimos elegir algunas. Eso dio una unidad.
Marcos Díaz: —Sí, al principio fueron cuatro canciones, pero después del primer ensayo nos mandó diez. Y terminaron siendo muchas más.

—Les enviaste las canciones como disparadores.
R. B.: —Sí, con guitarra y voz. Unos tenían algunos arreglos y otros estaban planteados con detalles que les daban un carácter, pero lo más desprovistos posible para que pudiera aparecer la impronta de la banda y que esos arreglos previos no limitaran nuestra identidad.

SUE_HOME
Fotografía: Natalia Berninzoni

—¿Fue similar al trabajo que realizan en sus grupos?
Tifa Rex: —Cada uno toma un rol. Cada uno de nosotros cambia según las personas con las que estemos tocando. En Los Reyes del Falsete estuvimos mucho tiempo sin bajista y en Sue Mon Mont está Marcos, que tiene una manera particular de tocar el bajo y que cambió mi forma de tocar. Nos influenciamos entre todos. Lo que está bueno es que podemos opinar sobre lo que toca el otro, las vueltas que puede tener una canción o lo que sea. Todos tenemos la libertad para opinar, decir lo que no nos parece bueno de un tema, por ejemplo. Es algo nuevo. Sue Mon Mont es un monstruo de muchas cabezas. Es algo diferente a lo que hacemos en nuestros grupos y eso es lo nuevo, ése es el desafío.
G. M.: —Son cosas diferentes. Ya desde cómo están armadas las canciones, los acordes, las armonías. También hay una búsqueda especial de Rosario, de encarar canciones que te paran de otra manera; porque ella nos manda una canción y yo pienso qué le puedo poner de mí para aportar. Escucho las canciones que estamos grabando, las comparo con otros discos de ella y pienso que lo que estamos haciendo es diferente, es rockero. Lo de ella también era rockero, pero acá escucho el ritmo de la batería de Tifa y creo que tiene una presencia impresionante.

—¿Se complica hacer fechas o ensayar cuando paralelamente tienen otros grupos que tocan bastante seguido?
R. B.: —Por ahora no se nos complicó, pero a veces nos dicen que toquemos más seguido. Nos proponen muchas fechas pero preferimos reservarnos un poco para no entrar en una vorágine de tocar todos los fines de semana, porque no vamos a poder. Los chicos tienen otras fechas y la idea original no fue esa tampoco. Nos ocurren situaciones lindas para tocar, pero preferimos reservarnos para presentar el disco.
T. R.: —Es loco tocar tanto sin tener un disco grabado. Porque tocamos, está Rosario, la gente va y no me imagino cómo será cuando ya esté el disco publicado.

—¿Por qué decidieron mostrar sólo tres canciones? ¿Cómo fue su reacción ante la respuesta del público?
R. B.: —Fue una especie de riesgo que tomamos. Habíamos grabado un ensayo en los estudios Moloko Velocet (estudios de El Peta, guitarrista de Go Neko!). Y estaba muy bien grabado, nos habíamos entusiasmado mucho, al punto de decir que ése ya podía ser el disco. Pero después nos preguntamos “qué hacemos con esto”. No sabíamos. Podríamos haber dicho “no, no mostremos nada”, pero decidimos sacar estas tres canciones. El riesgo fue mostrar tres canciones que fueron grabadas en un ensayo y hacerlas públicas para que nos probasen.
M. D.: —También pasó que teníamos nuestra primera fecha y no daba hacer el debut sin nada. Hay algunos de los temas que mandó Rosario que todavía ni los sacamos. Entonces en un momento dijimos “vamos a darle a estos temas”, porque ya teníamos como treinta para ensayar. Nos quedamos con la mitad y concentramos más en esos. Los pulimos, los ensayamos bien para tocarlos en vivo y después grabarlos.

—Rosario, en Sue Mon Mont las letras son más directas, ¿es así?
R. B.: —Sí, pero igual es algo que viene de antes. Ya estaba trabajando en letras más directas, sin pretensión metafórica. Lo que hace que se vuelvan más directas en todo caso es lo musical, el acompañamiento. En relación con Suárez es muy diferente porque el lenguaje era más escondido, encriptado. A partir de Estaciones, uno de mis discos solistas, empiezo a escribir de esta manera que todavía continúa.

Al filo del crepúsculo, los Sue Mon Mont encaran por la avenida La Plata rumbo a la sala de ensayo. Se los ve entusiasmados (“Es como un dream team, pero honestamente no me incluyo”, confiesa Tifa), divertidos (“Con ellos sé que hay diversión asegurada”, dice Marcos), ilusionados (“Esta banda es un pretexto para ser felices, porque juntarnos ya es especial, las fechas son especiales… ¡Es un golazo!”, confirma Gustavo entre risas) y con ansias de que el disco sea una realidad. Y finalmente se marchan por esa avenida que cruza el barrio de Boedo que, de tan larga, parece conducir al mismísimo cielo.

Fuente: NaN #16 (marzo- abril 2014). Conseguila escribiendo a hola@lanan.com.ar.