/Archivo

Recitales: Un Kuartito en Niceto.-

Al ritmo del ska-punk, la cumbia y el reggae, el pasado jueves 29 de mayo, Un Kuartito presentó su último disco, Cerca del mar. Sobre las tablas elegidas para cerrar su tercera gira por Europa, hubo invitados de la talla de Fidel Nadal y todo el colorido circense de Circo Marisco, multidisciplinaria agrupación paralela de los integrantes. Agencia NAN bailó ska con ellos.

Por Sergio Sánchez, fotografía de Carolina Gómez.

Buenos Aires, junio 06 (Agencia NAN).- Un furioso aluvión de ska-punk cayó sobre el barrio porteño de Palermo en las últimas horas del jueves 29 y no dejó esqueleto sin mover. Por supuesto, como en cualquier día de celebración, no faltaron la música, el baile ni tampoco esos condimentos que sirven para motivar a las masas hambrientas de diversión. Luego de una importante gira por Europa, que los llevó a centros culturales antiglobalización en Alemania y escenarios de Austria, España y República Checa durante dos meses, Un Kuartito volvió para presentar su quinto álbum, Cerca del mar, editado en 2007, y hacer una recorrida de su década de historia musical en el under.

Aunque los músicos se hicieron esperar para subir a escena y algunos creyeron que aún venían en vuelo desde Alemania, a la mayoría de los chicos y chicas presentes en Niceto no les importó y aprovecharon la espera para tomarse unos tragos, dejar que la música bolichera que ambientaba la espera moviera sus cuerpos. Y ponerse a “chapar”.

Finalmente, lookeado totalmente de negro, el bajista y cantante Martín Kong los interrumpió, no sin antes agradecer su presencia allí, y dio comienzo al baile con la primera pieza: “Voy a estar”. Detrás de él, un esqueleto gigante fue el primero en mover los huesos. A medida que el show avanzaba, todos se sumaban a la fiesta de Un Kuartito y los temas se prendían unos con otros: “La hierbita” y “Original riddim”, de Cerca del mar, le ponían un poco de cumbia y reggae a la fría noche. Claro, el frío sólo se sentía afuera, ya que adentro el calor quemaba.

“Si a tu planta la plantás/ salvá a la planta/ No me dejan crecer/ no te dejan fumar/ Legalización, no mano dura”, abogaban en el reggae “La Planta” la percusionista Ana Sol Torroixa y el baterista Emiliano Sanders, mientras realizaban una coreografía rigurosamente ensayada. Con un largo vestido azul oriental, Torroixa preguntó: “¿Les gusta el raggamuffin’?”. Luego del obvio consentimiento del publicó, cantó “No me someto”, que describe la resistencia a los problemas cotidianos a los que el Estado hace oídos sordos. Desde abajo, ellas movían sus manos y ellos no despejaban sus ojos de la vestimenta azul de Ana Sol. Se sentían cerca del mar y del sol.

Como es ya habitual en los recitales de reggae, apareció para sumar su voz Fidel Nadal, ex cantante de Todos Tus Muertos, agrupación en la que también participaron Torroixa y Sanders, actuales Un Kuartito. Bajo este clima, a la larga lista se le sumaron temas viejos como “Armando” y “Don Goyo”, de No pares non stop, de 2001, y “Raíces” de su debut, Sal a la calle, de 1996, todos interpretados por Torroixa, Sanders, Kong, Jam Pier Oholeguy en teclados y voz, y José Boro el Favalli en guitarra y voz.

Parte del eclecticismo que demuestra la banda no sólo radica en la variedad de ritmos latinos, sino también en la particularidad de que todos los integrantes de la banda cantan y se intercambian los instrumentos. ¿Será por esa comunión que son tan bien recibidos en países como Alemania o México, sitios que visitaron a lo largo de sus tres giras? Pero ahora están en Niceto, es cerca de la 1 de la madrugada de viernes y, cuando parece que el show se termina, suben al escenario dos malabaristas que se lucen lanzando por los aires sus bastones iluminados. No, no es casual, debido a que los integrantes de un Un Kuartito también integran un grupo de espectáculo callejero circense denominado Circo Marisco, que suele presentarse en ciudades de la Costa Atlántica.

Luego de una intensa hora y media de show y con los último acordes de “Stand By me”, blues clásico de Ben E. King, los cuerpos de los músicos y del público comenzaron a apagarse, como las luces del boliche y las consolas de sonido. Así, todos emprendieron, a paso acelerado, rumbo hacia sus casas, ya que aún restaba afrontar el último día hábil de la semana.

MySpace: http://www.myspace.com/unkuartito